The best of Latin America in Ireland

¿Estamos destinados a un alma gemela?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por Tatiana Quaglio

Existen muchos mitos acerca del amor, principalmente sobre lo que es amor de pareja. Hoy vamos hablar de un mito, quizá el mayor de todos, o al menos el más citado cuando uno habla del deseo de encontrar el amor de tu vida: el mito de la persona ideal.

La idea de que existe un alma gemela es una fantasía muy profunda, muchas personas creen que existe una única persona ideal, el alma gemela, y que en un momento determinado va a llegar esa persona a su vida. Uno de los problemas de esta creencia es que muchas personas pasan toda su vida en búsqueda de un alma gemela y a veces llegan a cierta edad hartas de buscar, sufriendo, infelices con la vida sin pareja y pierden, también, el placer de vivir.

La verdad es que esta persona especial existió, sí, cuando eras bebé, era tu mamá o la persona que te cuidó, te alimentó, te calmó y te dio amor. Tienes una memoria inconsciente muy profunda en tu alma, esto es lo que nos trae la imagen tan preciosa y especial de tener a alguien, un ser único en todo el mundo (acuérdate de que hay más de siete (7) mil millones de personas en el mundo). Esta es una imagen de nuestro niño interno buscando reencontrar el afecto en una única persona. O sea, el amor perfecto que te salvaba la vida cuando eras niño se convierte en la idea de que existe una persona en el mundo que aparecerá de repente para eliminar tu sufrimiento, tu sentimiento de vacío emocional, que irá acabar con tu soledad y salvar tu vida.

Miremos los cuentos de hada por ejemplo, las princesas están siempre encarceladas esperando que las salven ¿verdad? Esta imagen es el bebé solo en su cuarto esperando que alguien vaya a alimentarlo, acabar con la soledad y eliminar sus cólicos.

La idea de la existencia de un alma gemela que nos espera en algún lugar es la mayor trampa que nos ponemos a nosotros mismos y sólo dificulta nuestra vida amorosa.

Porque en cuanto pasas la vida buscando esa pareja perfecta no te das cuenta de que este ser único es en realidad una imagen inconsciente de tu padre y tu madre. Como resultado, inconscientemente terminas buscando y atrayendo a personas que, de alguna manera, te recuerdan algo de tu infancia, como un olor de piel, características físicas, tono de voz o forma de comportarse.

No quiero decir que no puedas construir una relación agradable con esta persona, el problema es que siempre tendrás la impresión de estar con la persona equivocada porque lo que buscas se quedó en tu pasado y, durante la edad adulta, ya debes haber encontrado muchas personas interesantes a las que les negaste una oportunidad cerrando las puertas porque te despertaron algún recuerdo de la infancia.

Hay muchas personas adecuadas para que ames y no solo una, que en tu imaginación concentra todo lo que esperas del otro, es decir, no existe la persona perfecta, completa. Lo que puede existir es una relación amorosa con una persona que quiera construir una vida a dos porque es en esa relación que te reinventas para el otro y ves el otro adaptándose a ti, por eso puedes tener varias personas a lo largo de tu vida, aunque elaboradas con ingredientes muy diferentes entre sí.

Entonces, para ti que todavía sientes ese vacío en tu pecho y tienes la esperanza de encontrar a la persona perfecta, ¡te invito a reflexionar sobre tu relación con tu padre, con tu madre y contigo mismo! Hay muchas cosas de las que podríamos hablar aquí durante días y días, hoy quiero invitarte a hacer algunos ejercicios para comenzar a abrir tu mirada hacia un mundo lleno de potenciales almas gemelas y posibilidades.

1. Haz una lista de las características positivas y negativas, físicas y de comportamiento de tu pareja ideal, todo lo que quieres encontrar en “una pareja perfecta”.

Después, otro día, haz una lista de las características positivas y negativas, físicas y de comportamiento, de todos tus novios / parejas anteriores (y actuales, si corresponde). Compara las características similares entre ellos, lo positivo y lo negativo, físico y aspectos de su conducta. Date cuenta de lo que se ha repetido en tu vida entre tus anteriores relaciones con tus parejas. Guárdalo por ahora.

Después de eso, otro día, enumera las características físicas y de comportamiento positivas y negativas de tus padres (elije las que se refieran a tu elección de pareja amorosa.

Observa las similitudes entre tu pareja ideal y tus parejas anteriores y tu figura materna / paterna. Date cuenta de lo que te gusta y lo que no, haz ajustes, pregúntate qué es realmente importante, si es necesario haz una nueva lista del par deseado. Y luego destruye todas las demás listas, especialmente la de parejas anteriores y padres. Destruirlo, ya sea quemarlo, rasgarlo y tirarlo es un acto simbólico y muy importante para dejar el pasado para atrás, incluido lo que viste en tu padre o madre que estabas proyectando en tus relaciones.

2. Es importante que uno esté bien con sí mismo para entonces estar bien con alguien, por tanto haz un ejercicio de amor propio. 

Mírate en el espejo o en una foto tuya, permítete respirar profundamente, coloca tu mano izquierda debajo de tu corazón y la derecha debajo de tu vientre y ojos cerrados. Quizás durante 1-2 minutos. Entonces repitete a ti mismo:

  • Soy amado en abundancia.
  • Me siento realizado y satisfecho.
  • Me siento pleno y libre.
  • ¿Cómo sería si me sintiera amado en abundancia?

3. Te invito a que mires a tu padre y a tu madre, puede ser usando una fotografía de ellos (incluso juntos o en fotos separadas) o dentro de tu propia imaginación.

Primero, míralos, durante unos minutos, míralos parados frente a ti mirándote. Permítase respirar profundamente, coloque tu mano izquierda debajo de tu corazón y la derecha debajo de tu vientre durante 1-2 minutos.

En el siguiente momento, di mirando a tus padres, agradeciéndoles todo lo que recibiste de ellos (aunque consideres que haya sido muy poco):

  • ¡Mamá, te veo! Mamá, gracias por darme la vida, cuidarme, acogerme y alimentarme!
  • ¡Papá, te veo! Papá, gracias por darme la vida, cuidarme, darme la bienvenida!
  • Mamá y papá, tomo lo que recibí de cada uno de ustedes, ahora viviré mi vida, haré mi camino para ser feliz. ¡Gratitud!

(solo ejemplos y sugerencias, puede adaptarse a lo que tenga más sentido para ti).

¡Esperamos que el día de San Valentín que se acerca sea una oportunidad para reencontrarte contigo mismo! Permítete conocerte mejor, redescubrir tu esencia. ¡Bienvenido y satisface tus necesidades! Y recuerda que puedes tener más de un amor, más de un alma gemela, permítete ver quién es realmente el otro, libre de juicios, proyecciones y expectativas.

Si lo que decimos aquí tiene sentido para ti, si probaste alguna de nuestras sugerencias, ¡escríbenos! Si es negativo, escribe también y cuéntanos cuál es tu experiencia.

Soy Tatiana Quaglio, brasileña residente en Dublín desde hace 5 años, peregrina incansable del autoconocimiento y terapeuta del cuerpo y alma compartiendo lo que aprendo a diario con más personas que quieren transformar sus vidas desde adentro hacia afuera!. Por ahora comparto mi trabajo en portugués en Instagram @osercorpoemente y en inglés en @thebeingbodyandmind.

More to explorer

en_GBEN